La ópera tras la reforma de Gluck

Los postulados reformistas de Gluck tuvieron un impacto disímil en los teatros europeos. Los italianos se conmovieron en general poco, aunque la opera seria siguió su propia evolución y la buffa ganó protagonismo (visto con perspectiva, las grandes óperas italianas de finales del XVIII son bufas: las escribieron compositores napolitanos como Paisiello y Cimarosa).

En París, tras la marcha de Gluck en 1779, y luego con la revolución el mundo tanto de la tragedie lyrique como de la opéra comique va transformándose. En ambos sentó magisterio Antonio Salieri con títulos como Les Danaïdes o Tarare y algo más tarde Cherubini, sobre todo gracias a su magistral Medée.

En Alemania, se hace compatible el dominio de la ópera italiana con los intentos de crear un estilo nacional de ópera a partir del singspiel.

Y luego está Mozart. Nada en la ópera sería igual después de él.

Ayudaron estos devedés:

LISTA DE REPRODUCCIÓN EN SPOTIFY: AyM5/26